18 de mayo de 2011

Pobre gato!

La entrada de hoy va a ser muy especial, ya que además de la foto quisiera expresar con este texto la injusta opinión que muchas personas tienen sobre los gatos. Después de leer unos cuantos comentarios nada agradables sobre ellos en un blog amigo que me dejarón bastante triste y decepcionada.Es tremendamente injusto que califiquemos a estos seres tan excepcionales como: peligrosos,egoistas, desagradecidos, agresivos y otros muchos calificativos que por ignorancia o por una mala experiencia con ellos queramos adjudicarles. Quiero dejar claro que aunque tengo predilección por ellos no dejo de valorar las virtudes de los perros, he tenido muchos y los he querido con la misma intensidad. Pero me fastidia, con perdón ,que siempre estemos comparando las virtudes del perro en deprimento del gato. Y el gato lamentablemente casi siempre sale de perdedor. Por ejemplo cuando hablamos de la personalidad agresiva del gato y las malas experiencias con ellos , que yo sepa ningún gato ha causado la muerte a ningún niño o a algún adulto. Cuando hablamos de los perros siempre estamos valorando su gran lealtad, su cariño, lo obedientes que son etc...pero casi nunca hablamos de las muertes que causan cada año a personas y a niños indefensos. Es verdad que el gato no es un ser nada facil de entender al primer contacto. Tener un gato es una gran responsabilidad más que tener un perro.
Ellos son más independientes pero no por eso dejan de ser más cariñosos o agradecidos o leales. Pienso que esa mala opinión sobre los gatos es una falta inmensa de desconocimiento hacia ellos y por la herencia historica que cargan a sus espaldas. También ha influido el gusto de la raza felina por la libertad y su enorme complejidad psicológica , tan dificil de aceptar por el humano que pretende siempre dominar al resto de las demás especies, y que ha sido un fracaso con el incomprendido gato.
Porque gustamos más de los perros que de los gatos? A los perros hemos conseguido domesticarlos, es decir cambiarles su personalidad para satisfacer de alguna manera nuestras necesidades en el plano afectivo es decir proyectandoles mucho de nosotros mismos, pero el gato es totalmente diferente es un ser al que no hemos podido modificar su temperamento y por ello son rechazados o ignorados.
Siempre he tenido gatos conmigo y nunca me han causado el más mínimo problema, han sido igual o más leales que mis perros, cariñosos e incluso han servido para que mis hijos aprendieran lo que significa respeto, independencia, compañerismo , discrección y admiraran su tremenda belleza.
Un abrazo a todos.